La Casa de la Cultura de La Carolina, donde se ubica la biblioteca, cuenta con una mayor eficiencia energética gracias a la conclusión de las obras acometidas. Con un presupuesto de contrata de 53.273,76 euros, se ha sustituido la carpintería por un aluminio más aislante y se han retocado las zonas de archivo. El proyecto, enmarcado en el Programa de Desarrollo Rural 2014-2020, supone una actualización del edificio, ya que se han eliminado los elementos que no funcionaban.

La alcaldesa, Yolanda Reche; el concejal de Obras y Cultura, Marcos Antonio García, y el director de la ejecución de la obra, Pedro Javier Ortiz, han visitado el lugar para ver los resultados. “Es una intervención que permitirá una mejor eficiencia energética, además de la remodelación de ciertos espacios”, explica la alcaldesa.

Por otro lado, se ha realizado un cambio de disposición en la sala. Y es que, hace unos años, se instalaron una especie de tabiques para proteger las ventanas que estaban en mal estado en vez de arreglarlas. Tal y como detalla, Reche, lo que ha se ha hecho ahora es devolver a las salas su fisonomía original. “El diseño de la biblioteca, en sus orígenes era magnífico. Por eso lo hemos recuperado. De hecho, al quitar los tabiques, hemos dotado a las salas de más luminosidad y amplitud”, indica. Las salas de lectura contaban con unas ventanas con carpinterías de hierro anticuadas y cristales inadecuados que no funcionaban de manera eficiente. Ahora se ha creado un espacio mucho más diáfano.

Aun así, la biblioteca aún no está abierta ya que en breve comenzará una segunda fase de intervención centrada en la zona de consejería.