En un espacio relativamente pequeño, de apenas cinco hectáreas, se concentra una de las mayores diversidades de especies de orquídeas de la comunidad autónoma andaluza. En concreto, son 16 especies, una cifra que ha movido al Ayuntamiento a proteger la zona creando la primera microrreserva de orquídeas de Andalucía, un lugar que alberga especies endémicas y amenazadas de la Península Ibérica.

La microrreserva se ubica en una zona umbría en la cuenca del río de La Campana, en el paraje de La Aquisgrana. Allí, se ha colocado un panel temático en el mirador del Puente en el que se explica las especies de orquídeas que se pueden encontrar y su importancia. Además, se han instalado un cartel a la entrada y se ha restringido el paso a vehículos a motor mediante vallas con balizamiento.

“Nosotros apostamos por el desarrollo sostenible en todas sus vertientes. Además de acciones de educación ambiental, trabajamos sobre el terreno con el objetivo de construir un municipio más sostenible y respetuoso con el entorno”, señala el concejal de Medio Ambiente, Andrés Cuadra, que añade: “La zona estaba muy degradada por el paso de vehículos a motor. Hay que tener en cuenta que en el paraje de La

Aquisgrana se celebran diferentes actividades de esparcimiento y nuestra obligación era proteger a unas plantas tan sensibles como las orquídeas, sobre todo, teniendo en cuenta la diversidad que se puede encontrar”.

Por este motivo, se ha aprovechado el proyecto de remodelación y recuperación de los cuatro miradores ya existentes, pero muy degradados y la construcción de uno nuevo a la altura del puente del ferrocarril minero para crear la microrreserva. De hecho, la comunidad autónoma no cuenta con esta figura de protección legal –otras regiones, como Extremadura, Castilla La Mancha y Comunidad Valenciana, sí- y el Ayuntamiento, al tratarse de un monte público, lo ha hecho de oficio debido a la alta concentración de especies amenazadas.

La microrreserva no solo redunda en la protección de la naturaleza, sino que, además, puede atraer a un tipo de público muy especializado, aficionados a la naturaleza y fotografía, que se podría acercar en primavera hasta el municipio para contemplar la floración de las orquídeas y la diversidad biológica de la zona. “Esto, a su vez, incidirá en la economía y en el desarrollo sostenible”, apunta el edil.
Además, la creación de la microrreserva supone también escuchar la antigua reivindicación de asociaciones ecologistas y aficionados a la botánica, que llevaban años reclamando que se protegiera la zona.