Veinte años de investigaciones, entrevistas y recopilación de fotos han sido necesarios para elaborar y llevar al papel “Recordando El Centenillo en imágenes”, una obra en la que Miguel Sánchez Bustos recoge la historia de la Entidad Local Autónoma (ELA) a través de la voz de sus habitantes. El libro fue presentado, ayer, en el Palacio del Intendente Olavide de La Carolina con gran expectación de público. Todos los beneficios de la venta del libro irán a parar a la Asociación de Familiares de Alzhéimer Felipa Delgado de La Carolina.
El concejal de Cultura, Marcos Antonio García, fue el encargado de abrir la noche con unas palabras de agradecimiento al autor por su importante labor de investigación “para rescatar y poner en valor” ese patrimonio. “El libro no solo se compone de las fotos que recuerdan los paisajes mineros y que recrean la forma de vida, sino que recupera la tradición oral. Ese patrimonio etnográfico y antropológico nos enriquece y nos hace reafirmar nuestra identidad y valorar más aún la importancia para nuestro pueblo de la actividad minera”, afirmó.
De esta forma, el libro se erige en un volumen histórico que ofrece el devenir de un pueblo a través de las vivencias de sus habitantes.
En la misma línea habló Álex Casas, prologuista de la obra. Durante su intervención dio una lección de historia para detallar los orígenes de El Centenillo minero y explicar el contexto de las fotos y de los vecinos.
Por último, Sánchez Bustos desgranó cómo fue un proceso creativo que ha durado más 20 años. Ahora, la obra está en la calle para aportar y dar luz sobre una actividad económica que, en palabras del edil de Cultura, tuvo gran peso en la zona.
No es la primera vez que el autor se acerca a El Centenillo a través de sus libros. Y es que, en el año 2012, publicó la novela “En tierra de minas: El Centenillo”, ambientada en los años 50.
Por último, el concejal de Cultura valoró la buena respuesta del público en cada convocatoria. “Desde el primer momento planteamos que la cultura debería ser uno de los ejes de la actividad carolinense. Cada mes, ofrecemos una programación diversa que recoge música, cine, arte y literatura. Debo reconocer que estamos encantados de que todos los actos consiguen un lleno”, concluye.