La alcaldesa de La Carolina, Yolanda Reche, y los concejales de Desarrollo Industrial e Innovación, Manuel Mondéjar, y de Servicios, Andrés Cuadra, han mantenido una reunión con el comité de empresa de Grupo Alvic FR (Faro en adelante) para abordar la situación de la plantilla tras el ERTE realizado durante el estado de alarma. En ella ha quedado patente, en palabras de la alcaldesa, la “bajeza política” de Ciudadanos al tratar de sacar rédito de un expediente temporal con datos falsos. Así lo ha puesto de manifiesto el comité en la carta entregada a la alcaldesa. En ella, se afirma: “De manera perniciosa se pone en tela de juicio el trabajo realizado”.

Según explicaron los trabajadores, todo comenzó el pasado 1 de julio, cuando la coordinadora del grupo local de Ciudadanos (Cs) en La Carolina, María del Mar Cañete, registró una instancia en el Ayuntamiento en la que pide al el equipo de Gobierno que ponga “todos los medios a su alcance para dar voz a los trabajadores debido a su situación laboral actual”. El texto habla de preocupación en “unos momentos complicados para la plantilla” y exige al Gobierno municipal que no se quede de brazos cruzados.

“Es lamentable que se trate de sembrar incertidumbre en un asunto tan sensible como el empleo y es peor aún que se haga sin datos fidedignos. Cañete ha demostrado estar no solo mal informada, sino también mal aconsejada. Oye campanas y no sabe de dónde le vienen. Trata de crear un debate donde no lo hay. Incluso en su publicación de Facebook se la ha desmentido”, censura Reche.

Y es que la versión de Ciudadanos sobre la situación en Faro está alejada de la realidad. Tal y como expuso el comité de la empresa, antes de la alerta sanitaria, Faro empleaba a 125 trabajadores directos (105 fijos y 20 temporales). Además, tenía un concierto de externalización de procesos con Crit Procesos Auxiliares S. L, que aportaba 65 trabajadores de media al mes.

En la carta entregada por los trabajadores a la alcaldesa se relata que al comienzo de la crisis faro canceló el contrato de externalización para “salvaguardar la empleabilidad al personal directo de Faro”. Por otro lado, cuando se instauró el confinamiento, empresa y comité alcanzaron un acuerdo para la aplicación de un ERTE, que entró en vigor el 20 de abril y con fecha de finalización de 31 de diciembre, rotativo, por secciones y lo menos lesivo para el trabajador. Sin embargo, desde primeros de junio, no quedaba personal afectado por el ERTE Es más, se ha incorporado a más de 80 personas a la plantilla, habiendo en la actualidad más de 190 trabajadores empleados.
“Solo podemos alegrarnos por los buenos datos de Faro para el municipio y aconsejarle a Ciudadanos que si quiere que se le tome en serio que se ponga a trabajar con la realidad no con temas falsos y que pueden alarmar a la población”, afirma la alcaldesa, que añade: “Ciudadanos nos pidió que interviniéramos. Pues bien, en la reunión con el comité de empresa nos pide nuestro apoyo y nos invita a constatar la realidad de lo expuesto por ellos. A mí me daría vergüenza sufrir un desmentido así. No todo vale en política. Espero que esto les sirva para aprender y, a partir de ahora, ponerse del lado de los vecinos y vecinas en vez de sembrar cizaña. Insisto, es lamentable y su actitud se ve reflejada en las urnas”.

Por último, la alcaldesa de La Carolina ofreció a los representantes de los trabajadores de Faro el apoyo y todos los recursos municipales para que la compañía siga creciendo en el municipio.