El sindicato de Enfermería SATSE denuncia la situación de inseguridad que viven los profesionales sanitarios del centro de salud de La Carolina y especialmente del servicio de urgencias.

La pasada noche del 28 de junio tras recibir aviso por parte del 061, el equipo sanitario fue a atender en su domicilio a una paciente. Allí comenzaron las agresiones verbales a los profesionales. Tras valoración del estado de la paciente, se consideró oportuno derivarla a las urgencias del centro de salud para realizarle distintas pruebas. Ya en urgencias la paciente comenzó a agredir no solo verbalmente, sino con agresiones físicas como arañazos, puñetazos y escupiendo, tanto al profesional de enfermería como a la médico de familia.

Cabe destacar que no es un hecho aislado el que aconteció la pasada noche y que desgraciadamente, esta situación viene sucediendo con demasiada frecuencia. Agresiones e insultos son recibidos por parte de los trabajadores del centro que tienen que realizar su trabajo diario bajo presiones, angustia e incertidumbre. A todo esto se le suma la presión vivida por los profesionales sanitarios desde el comienzo de esta pandemia. El reconocimiento social no parece haber venido acompaño de una disminución de las agresiones a profesionales sanitarios.

Así mismo SATSE vienen denunciando este tipo de hechos con reiterados escritos, notas de prensa y reuniones a los responsables de la administración sanitaria. Para evitar que este tipo de incidentes vuelvan a suceder es necesaria la presencia de un guardia de seguridad en este punto de urgencias como medida disuasoria. Por parte de la dirección del centro se han tomado otras medidas en esta línea pero, se constata tras este hecho, que siguen siendo insuficientes.

El sindicato Satse muestra su rechazo total y profundo a toda agresión y a la falta de seguridad en el entorno laboral y vuelve a insistir en la necesidad de incorporar un guardia de seguridad para evitar que vuelvan a darse este tipo de situaciones.