Una vez terminadas las restricciones del estado de alarma, la Concejalía de Obras y Servicios vuelve a retomar los trabajos que estaban pendientes. Uno de ellos es el proyecto de recuperación de caminos rurales. En concreto son dos tramos del camino el Contador y el de La Fernandina. Las obras del primero de ellos ya están terminadas y las del segundo se encuentran al 15 %.
La Junta de Andalucía, en el marco del Plan Restaura, un Plan de actuación para la recuperación de los caminos rurales dañados por los fenómenos meteorológicos adversos acaecidos en la Comunidad Autónoma de Andalucía durante los meses de agosto y septiembre de 2019, aprobó a La Carolina dos de los tres solicitados: 490 metros del camino del Contador y 957,62 metros de un tramo del denominado Camino de La Fernandina. La propuesta de arreglar 100 metros del camino de Ferrocarril (salida túnel, tramo del puente) no obtuvo la ayuda andaluza.
Las obras persiguen devolver a los caminos su estado anterior a las lluvias, ya que quedaron muy deteriorados y casi intransitables. Así, el objetivo es reponer los caminos afectados al estado anterior a la catástrofe de forma que el potencial productivo de las explotaciones a las que dan acceso no se vea afectado.
“Si bien se trata de tramos concretos de los caminos, son obras de vital importancia, ya que, por ejemplo, el camino de Contador discurre por un olivar, por lo que el tránsito de vehículos es importante durante la campaña y el de La Fernandina, por una dehesa”, explica el concejal de Obras y Urbanismo, Marcos Antonio García.
En concreto, las obras del Contador han contado con un presupuesto de 27.102’05 y han consistido en el refino y planeo del camino, la apertura de cunetas, extendido de capa de zahorra compactada y, además, se ha puesto un tramo con losa de hormigón de 15 centímetros de espesor. “Estamos a la espera del acta de fin de obra”, apunta García.
Por su parte, el camino de La Fernandina prevé una inversión 23.684,92 € y los trabajos incluyen el refino y planeo del camino y extendido de capa de zahorra compactada. “Las obras marchan a buen ritmo y esperemos que más pronto que tarde los vecinos puedan volver a disfrutar de sus caminos. Son obras estratégicas. Por eso, es necesario la colaboración de otras administraciones”, concluye.