La alcaldesa de La Carolina, Yolanda Reche, y la concejala de Juventud, Amelia López, han recibido a la semifinalista de Masterchef, Daniela Martínez, y a la finalista de Tierra de Talento, María del Mar Jurado. Fueron dos encuentros distendidos en los que las jóvenes pudieron compartir los entresijos de sus respectivos programas y lo que ha supuesto para ellas llegar hasta donde han llegado.

“Han dejado el pabellón muy alto. La Carolina está muy orgullosa de ellas. Han demostrado su buen hacer. Estoy convencida de que ambas podrán conseguir lo que se propongan. Este encuentro tenía como único objetivo felicitarlas y darles las gracias por llevar el nombre de nuestro pueblo a todos los rincones de Andalucía y España. Su participación ha dado a conocer nuestro municipio”, afirmó la alcaldesa, que añadió: “En casa hemos seguido los dos programas. Nos juntábamos todos para verlos y apoyar a nuestras chicas”.

Las citas contrastaron por su contenido. Mientras que la de Daniela destacó por la espontaneidad típica infantil, María del Mar Jurado hizo gala de su madurez. En este sentido, la pequeña contó cómo se sintió cuando le entregaron la cucharilla: “Yo no pensaba que me la fueran a dar. Me puse muy contenta. Para mí, los dos mejores momentos del programa fueron la visita de Aitana y la de mi abuelo”.

De la misma manera, Daniela ya ha podido conocer lo que supone la fama: “Me conoce todo el pueblo. Muchos niños han intentando hacerse amigos míos después del programa, pero yo sé quiénes son los que siempre han estado ahí”.

Por su parte, María del Mar Jurado explicó que siempre había soñado con ganar una beca completa la Fundación Reina Nilsen para poder continuar su formación musical. “Para mí es un sueño hecho realidad”, dijo. Y es que esta joven dedica a la música todas las horas que puede, ya que la compagina con sus estudios de Bachillerato. Además, estudia también inglés y alemán. “Echo de menos estar en el programa ”, concluyó.

Para despedirse, Yolanda Reche regaló sendos libros. Para Daniela, “El regalo de mi vida”, de José Manuel Muriel, y para María del Mar Jurado, “El criollo de Sierra Morena”, de Xaro Cortés.