Un año más, los talleres “Cocinando en igualdad” han sido todo un éxito de participación. Ochenta niños y niñas de La Carolina se han colocado el mandil de cocinero para tratar de aprender nociones básicas de cocina y elaborar algunos platos sencillos. La actividad se enmarca en la campaña del juego y el juguete no sexista no violento y pretende mostrar a los más pequeños que las tareas domésticas no pertenecen solo a la mujer.
“Es una apuesta municipal propia que pretende utilizar como estrategia de cambio el mundo culinario, atribuido a las mujeres tradicionalmente como medio y ejemplo, para concienciar de que no existen ámbitos, trabajos ni adicciones de hombres o de mujeres. Siempre hemos dicho que la educación en edades tempranas es fundamental para conseguir una sociedad igualitaria y esta es la esencia del taller”, afirma la concejala de Igualdad y Diversidad, Carolina Rodríguez.
En este sentido, uno de los objetivos del taller es que los niños y niñas aprendan que son capaces de hacer todo lo que se propongan, porque, en palabras de Rodríguez, los límites no son una cuestión de sexo, sino de interés por las cosas.
Como novedad, este año se ha entregado a todos los participantes un recetario que incluye algunos de los platos que se han ido elaborando a lo largo de los años de andadura del taller “Cocinando en igualdad” y que, además, deja espacio para que los pequeños cocineros y cocineras puedan escribir algunas recetas que les gusten. “No queremos que el taller sea un evento aislado. Vamos más allá y queremos que los participantes también se metan en las cocinas de sus casas y sigan aprendiendo. El recetario se ha sufragado con los fondos del Pacto de Estado contra la Violencia de Género”, concluye la concejala de Igualdad y Diversidad.