La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio ha ejecutado los trabajos de sellado de grietas en 11 carreteras jiennenses que pertenecen a la Red Autonómica. Concretamente, se han intervenido en 37 kilómetros lineales que discurren por 13 municipios. El efecto de las lluvias, la inestabilidad estructural del terreno de apoyo de la plataforma de la calzada y el propio deterioro por el uso han afectado a estas vías, lo que hace que surjan grietas y fisuras que afectan a la estabilidad estructural del firme y a la propia seguridad de la rodadura. La intervención se ha realizado para evitar que las lluvias agraven más estos problemas, lo que conllevaría más problemas de seguridad para los conductores y un mayor coste de reparación.

El delegado de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Jesús Estrella, señala: “Trabajamos sin descanso para mejorar la seguridad vial de nuestras carreteras. La aparición de grietas en la calzada es un signo claro de deterioro. Intervenir para repararlas conlleva evitar costes mayores cuando surjan problemas de más envergadura y establecer una conservación óptima de nuestra red viaria, lo que va ligado a la seguridad y el confort de los conductores”.

Los operarios han trabajado en carreteras de la Red Básica e Intercomarcal, como son la A-6052, A-306, A-316, A-301, A-402, A-320, A-319, A-315, A-312, A-317 y A-6202. La intervención se desarrolla en 37 kilómetros lineales, que se han repartido en dos contratos realizados por la Delegación Territorial de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio. El importe de adjudicación de las obras es de 80.338,70. Estos trabajados se han desarrollado en carreteras de los términos municipales de Martos, Torredonjimeno, Porcuna, Úbeda, Jódar, La Carolina, Santisteban del Puerto, La Puerta de Segura, Torreperogil, Peal de Becerro, Quesada, Cazorla y Villanueva del Arzobispo.

Para el sellado se ha utilizado una masilla compuesta por betún asfáltico modificado con polímeros y polvo mineral. La aplicación del ancho de banda es de 5 centímetros y con un espesor superior a 3. Los operarios han aplicado este componente en caliente con un equipo de caldera con una lanza térmica tipo patín. También se ha limpiado y secado la grieta con aire a presión. Asimismo, se han repintado las marcas viales y la señalización horizontal de las zonas en las que se ha intervenido.