La alcaldesa de La Carolina, Yolanda Reche, junto con los concejales de Seguridad Ciudadana, Políticas Sociales y Servicios, Alejandro Heras, Carolina Cano y Andrés Cuadra, han mantenido una reunión con representantes de la Federación Gitana de España y de Andalucía. Tras conocer de primera mano lo sucedido con los cortes de la luz, se ha desconvocado la concentración prevista para mañana.

“Estamos muy satisfechos porque hemos tenido la oportunidad de contar lo que realmente estaba ocurriendo y han entendido la realidad, que dista mucho de tener connotaciones racistas. Agradezco que se hayan puesto en contacto conmigo para conocer la verdad y que me hayan pedido disculpas en nombre del colectivo”, afirma Yolanda Reche, que señala que, durante el encuentro, se ha explicado a los representantes de la federación que en la operación desarrollada por la Guardia Civil y Endesa se descubrió que había 45 enganches ilegales y conectados al alumbrado público y que los responsables tendrán que responder ante la justicia porque hay una investigación abierta.

De la misma manera, la alcaldesa les ha hecho saber que ha sentido que ha habido una persona que ha querido utilizar este tema para poner en marcha una campaña de acoso. “Podría haber incurrido en un delito de incitación al odio y tendrá que responder ante la justicia porque no voy a permitir mentiras, insultos y que se me acuse de racista.”, asevera al tiempo que añade: “Me han pedido disculpas por el daño ocasionado. Se han comprometido a que habrá una disculpa personal y públicamente en redes sociales y me han transmitido que se han sentido engañados. Me han dado las gracias por recibirlos y por contarles la verdad. La lección que todos podemos sacar es que la verdad es la que gana y que si se habla de forma sincera, cualquier problema tiene solución”.

Por otro lado, Yolanda Reche les ha señalado que solo 8 de los 45 han tramitado sus altas ante Endesa. En este punto, indicó: “Desde el Ayuntamiento estamos al tanto de todas las gestiones e, incluso, se ha ofrecido la oficina de información al consumidor o los servicios jurídicos para ayudarles en la tramitación de la legalización, pero ninguno de los afectados ha venido al Ayuntamiento para nada. Han preferido creerse las mentiras que se han dicho en las redes sociales”.

Como era de esperar, en palabras de la alcaldesa, “han suspendido la manifestación, no solo porque era todo una patraña sino también porque se iban a ver solos y se iba a evidenciar que el instigador de todo esto no tiene ni el apoyo de los suyos”.