Es algo más que un volumen en el que se relatan los actos de los festejos de San Juan de la Cruz. El libro de fiestas se ha convertido en un guardián de la historia de La Carolina. Y es que, año tras año, sus páginas han sido un espejo de lo que sucedía en el municipio, de sus anhelos y de sus estados de ánimo. Así lo explicó el secretario de la Hermandad de San Juan de la Cruz, Juan Patón, durante la presentación del libro de este año.

Tal y como comentó, el primer programa que tiene la Hermandad data de 1909, aunque hay evidencias en el Archivo Municipal de la existencia de programas desde el siglo XIX. Patón explicó cómo había evolucionado a lo largo de los años. Y es que ha tenido varios formatos y volúmenes. De esta forma, ha sido un tríptico, ha contado con una extensión de cuatro o cinco páginas y así hasta convertirse en lo que es hoy. Sin embargo, más allá del tamaño, su importancia radica en lo que muestran sus páginas. “La publicidad o el tipo de artículos publicados describían cómo había ido el año. Había épocas en los que se pedía ayuda al Santo y, en otras, se le agradecía lo bueno que había sucedido. La publicidad también ofrece información sobre el tipo de artículos demandados, por ejemplo, o de la situación económica”, detalló Patón, que puso especial énfasis en remarcar el compromiso de escritores que colaboraron desde el exilio, como Manuel Andújar o Elogio Muñoz, antiguamente, o como Guillermo Sena lo hace en la actualidad desde Granada.

El libro de las fiestas de San Juan, testigo de la historia carolinense
Tras el repaso histórico a la historia del libro de fiestas se celebró una mesa redonda en el que cuatro de los muchos autores pudieron contar sus experiencias o lo que ha supuesto para ellos la colaboración en la edición. Las visiones fueron muy dispares entre sí. Por ejemplo, el cronista oficial de La Carolina, Pedro Ramos, desde la rigurosidad de sus investigaciones siempre ofrece un relato más emotivo y personal. Por su parte, Juan Patón se centra más en la figura del Santo y en su relación con La Carolina a través de sus investigaciones. Mientras que el cronista oficial de Navas de Tolosa, Fran Pérez-Schmidt, siempre orienta los artículos a la investigación, se alza como un “verso suelto” el profesor de Matemáticas, Francisco Gabriel Martínez, que habla del sentimiento religioso desde un enfoque más científico, ya que lo que hace es plantear interrogantes al lector.
Por último, el concejal de Cultura, Marcos Antonio García, puso en valor que la buena relación entre la Hermandad de San Juan de la Cruz y el Ayuntamiento. De hecho, puso el acento cómo la celebración de una fiesta religiosa, como el día del patrón, sirve de excusa para programar actos que fomenten la cultura en el municipio. Además, agradeció a la Hermandad de San Juan de la Cruz que pusiese en valor el programa de fiestas al dedicarle un acto a su presentación. “Sin duda, es un documento muy importante para la historia y cultura de nuestro municipio”, dijo.