El Consejo Municipal de la Mujer de La Carolina comienza “el curso” con la mirada puesta en la celebración del 25N. La primera de las reuniones tras el parón estival ha servido para calentar motores de cara a la efeméride y para empezar a recoger propuestas. Además de la tradicional concentración y lectura del manifiesto, en el municipio se suele elaborar un amplio programa de actos para llegar a todos los segmentos de población.
Por ahora, ya se ha cerrado un cuentacuentos para niños y niñas de cinco años y, en la actualidad, se trabaja en la preparación de las otras actividades. Este es el motivo de que se pidiesen ideas a los colectivos y organizaciones que lo conforman: AMPAS; Apromsi, organizaciones solidarias -la Asociación Alzheimer Felipa Delgado, la Asociación Apoyo LGTBI-, el Hogar del Pensionista, la Asociación Cultural Corso a Saliente, la Escuela Oficial de Idiomas “Sierra Morena”, las asociaciones de madres y padres, los coordinadores del plan de igualdad de los centros que tienen una representante y profesionales del sector, entre otros.
“Nuestro Consejo está formado por diferentes sectores de la sociedad carolinense con el objetivo de que podamos abordar los temas de una manera transversal y sin dejar a ningún colectivo fuera. Pensamos que es la mejor manera no solo de trabajar, sino de conseguir la igualdad”, afirma la concejala de Igualdad y Diversidad, Carolina Rodríguez.
Por su parte, la responsable del programa Eracis (Estrategia Regional Andaluza para la Cohesión e Inclusión Social) expuso ante los miembros del consejo tanto las actividades celebradas en los últimos meses como las que están por venir. Puso como ejemplo diferentes talleres que se han realzado con la población con la que trabajar (en riesgo de exclusión), como el de socorrismo o los prelaborales para conseguir una mejor empleabilidad de los usuarios.
.
El último punto del orden del día fue dar cuenta de lo que se ha hecho con el dinero procedente del Pacto de Estado contra la Violencia de Género. De esta forma se explicaron las últimas inversiones realizadas, como las señales contra el bullying en centros educativos, las señales contra la violencia, lgtbifobia, la compra de libros para la biblioteca y los polos para la policía local. Además, se anunció que pronto llegaría la partida correspondiente y que había que cerrar en qué se iba a servir.
Carolina Rodríguez agradeció a los colectivos presentes su colaboración e implicación con el consejo. “Ha dejado de ser un órgano vacío para estar lleno de contenido. Buscamos trabajar en común y hacer partícipes a todos en nuestro camino”, concluye.