Familiarizar, motivar y captar la atención de los niños con el universo de la ciencia son algunos de los objetivos que se persiguen en los talleres infantiles “Pequeños Científicos”, una iniciativa organizada por el Área de Juventud, que se repetirá este próximo viernes día 11 de octubre, tras el éxito del primer taller.

Debido al gran interés de esta actividad -congregó a 80 niños y niñas en la primera de las llamadas-, el taller tuvo que realizarse en dos turnos. Esto no fue impedimento para que los más pequeños realizasen tres curiosos experimentos. 

Una de las pruebas más emocionantes y divertidas fue recrear la erupción de un volcán. Para lograrlo, los pequeños solo necesitaron dos ingredientes, bicarbonato y vinagre, una reacción química con la que los niños alucinaron.

Seguidamente, los pequeños científicos, comprobaron que con los mismos ingredientes (bicarbonato y vinagre) un globo puede inflarse solo, sin necesidad de magia. De esta forma, los niños llenaron una botella con vinagre, echaron  bicarbonato en el globo y al mezclarse los ingredientes comprobaron cómo el gas que sube por la botella permite que el gloso se infle.

Todos y cada uno de los experimentos realizados estuvieron acompañados por una explicación adaptada con el objetivo de que los participantes entendiesen cómo se consiguen estos resultados.  La jornada terminó con la elaboración de piruletas con la mezcla de agua y azúcar, un experimento de lo más dulce con el que los niños descubrieron diversos conceptos científicos (disoluciones, cambios de estado, etcétera), unas piruletas que dieron un resultado fabuloso. 

Y para casa, un experimento súper divertido: cómo convertir un huevo en pelota.

“En todos los talleres que realizamos desde el Área de Juventud perseguimos que el aprendizaje y el conocimiento estén unidos a la diversión, y este taller cumple todas las expectativas. Con estos experimentos conseguimos que, desde pequeños, los niños se familiaricen con el mundo de la ciencia” afirma la concejala de Juventud, Amelia López.