El Ayuntamiento ha acogido, esta mañana, un pleno extraordinario urgente para solicitar la adhesión al Fondo de Ordenación para la financiación de ejecución de Sentencias Judiciales firmes por parte de la Entidad Local. Y es que el municipio de La Carolina mantiene dos deudas con sendas empresas Pavimentaciones Morales y CESPA que vienen heredadas de la gestión del anterior Gobierno del Partido Popular. La cuantía total con los intereses es de más de 1,8 millones de euros.
En ambos procedimientos, la alcaldesa, Yolanda Reche, negoció y dialogó con los acreedores hasta conseguir una condonación de los intereses de demora, por lo que la cuantía total ha disminuido
-103.058,64 euros en el caso de CESPA, y 25.639,56 euros, con Pavimentaciones Morales-.
Con los votos a favor del PSOE y PINP y la abstención del PP se ha acordado solicitar al fondo de ordenación 1.678.216,78 euros.
En concreto, las deudas proceden de dos proyectos del anterior alcalde, Francisco Gallarín. Uno de ellos, tal y como explicó la alcaldesa, Yolanda Reche, consistió en la privatización del servicio de limpieza. “Resolvieron el contrato dejándole a deber a la concesionaria 1.136.675 euros”, censuró la alcaldesa, que explicó que, después, CESPA denunció al Ayuntamiento. En este caso, la condena a las arcas municipales es de 1.503.068 euros (la condonación parcial de intereses es de 103.058,64 euros, por lo que se ha acordado solicitar al fondo 1.400.000 en este caso).
La segunda de las deudas adquiridas es con la empresa Pavimentaciones Morales, que se encargó de realizar una obra en el municipio que, después, no se pagó. El total de la deuda más los intereses asciende a 278.216,66 euros (ha habido una condenación parcial de 25.639,56 euros. Se solicitará al fondo 278.216,66).
“Una vez más, la mala gestión de Gallarín azota a nuestro Ayuntamiento. Estas dos sentencias suponen un mazazo a nuestra economía. Cuando llegamos, la situación económica era de ruina y, cuando creemos que empezamos a levantar la cabeza, nos caen de nuevo unas sentencias del anterior alcalde”, remarca Reche, que defiende que su equipo, desde el primer momento, ha trabajado en reducir la deuda municipal y los gastos del Ayuntamiento.
En este sentido, añade que por más ingeniería que hagan con los números, los recursos municipales son limitados, por lo que sentencias de este tipo suponen un verdadero golpe a la economía municipal. De ahí, la importancia de adherirse al fondo de ordenación. “Esperamos que no nos lleguen muchas más sorpresas de este tipo. Los ciudadanos no se merece esa gestión nefasta por parte de los dirigentes municipales”, concluye la alcaldesa.