La finalización de las obras de mejora del saneamiento de la calle Custodia Romero y Prolongación de Olavide pone solución a un problema que llevaba años enquistado e inundando de aguas fecales viviendas y vía pública. La alcaldesa, Yolanda Reche, y el concejal de Urbanismo y Obras, Marcos Antonio García, han visitado la zona para ver cómo ha quedado la calle tras terminar los trabajos.
“Es una obra que se ha realizado a petición de los vecinos. En concreto, se ha derivado parte del sistema a otro lugar y se ha ampliado la red. Esperemos que de una vez por todas se haya solucionado el problema”, comenta la alcaldesa Y es que, según explica, las tuberías no eran capaces de asimilar toda el agua que recibían, sobre todo, en los días de lluvia, hecho que provocaba que las aguas se desbordasen y se inundasen las calles.

Las obras, enmarcadas en el Plan Especial de Apoyo a Municipios de 2017, han consistido en que sobre la instalación ya existente se ha sustituido parte de ella por otra tubería de mayor capacidad de evacuación. Al mismo tiempo, también se han creado redes nuevas que dotan al sistema de mayor capacidad.

El coste de la intervención (de 21.152,13 euros) será sufragado en su totalidad por la Diputación Provincial. El objetivo de la obras es dencongestionar el cauce de aguas, sobre todo, en los días lluviosos, ya que los colectores soportaban mucha presión y los pozos llegaban a levantarse.

“Estamos muy orgullosos de la finalización de esta obra. Gracias a la ayuda de la Diputación Provincial se ha podido resolver un grave problema para los vecinos y vecinas de la zona, que no tendrán que ver cómo el agua sale por las tuberías metiéndose en casas y anegando la calle”, indica la alcaldesa.