Paso a paso se va recorriendo el camino para que la multinacional Takahata comience a funcionar a pleno rendimiento. La factoría japonesa ha comenzado a fabricar las primeras preseries de las piezas de automoción para los faros de los vehículos.
La alcaldesa de La Carolina, Yolanda Reche, acompañada por el CEO de Takahata, Yasuo Yamamoto; el concejal de Urbanismo, Marcos Antonio García, y algunos representantes de la agencia IDEA, tuvo el honor de pulsar el botón que activó la máquina que realizó la primera pieza en prueba. Se trata de un gesto simbólico con una gran importancia por su significado: ya falta menos para que se comience a fabricar en serie.

En este sentido, los plazos que se marca la compañía es terminar el proceso de homologación durante el mes de junio, por lo que la previsión es que, en unas semanas, se empiece a trabajar en serie. Al mismo tiempo, ya se está formando el embrión del que será el equipo de trabajadores. Se ha empezado por la contratación de los perfiles más técnicos y, poco a poco, se irán incorporando los demás.

“Estamos muy satisfechos al comprobar cómo el proyecto de Takahata en La Carolina se va materializando. La fábrica ya está terminada y las máquinas montadas. El compromiso de la empresa es que, poco a poco, se vaya incrementando la producción y el número de puestos de trabajo”, afirma la alcaldesa.

Y es que el compromiso de Takahata con La Carolina es firme. Cada dos meses, aproximadamente, Yasuo Yamamoto, viaja hasta la capital de las Nuevas Poblaciones para comprobar en persona los avances y cada detalle del proceso. La multinacional japonesa ha comprado para la sede de La Carolina, la única que tiene en Europa, las dos máquinas más grandes que hasta ahora había adquirido. Se trata de dos prensas de inyección de plásticos de 1.000 toneladas cada una.
Después de salir las primeras piezas, hubo una reunión a tres bandas entre Takahata, el Ayuntamiento y la Agencia IDEA para poner en común los últimos datos y las previsiones para los próximos meses.