Los pasos de peatones del centro de La Carolina y del entorno de los centros educativos han cambiado su aspecto. Ahora, los acompañan pictogramas. Se trata de una medida puesta en marcha por la Concejalía de Políticas Sociales del ayuntamniento de La Carolina con el fin de ayudar a las niñas y niños con autismo a cruzar las calles. Y es que las personas con trastorno del espectro autista (TEA) responden muy bien a los pictogramas, ya que el autismo está asociado a una estructuración total de su vida. “Son personas muy sistemáticas y metódicas, por lo que se adoptan mal a los cambios”, explica la concejala del área, Carolina Rodríguez.

En este sentido, los pictogramas explican al usuario las pautas que deben seguir para cruzar los pasos de peatones. Esta iniciativa contribuye a que puedan ser autónomos en la movilidad en el municipio.
La iniciativa responde a una propuesta de familias con hijos de este perfil, que explicó cómo un pictograma facilita las decisiones o la forma de actuar para un niño con autismo.

Este ha sido el primer paso. No en vano, ya se ha mantenido una reunión con la Asociación de Autismo de Jaén para conocer su programa de accesibilidad para personas con TEA. Según se detalló, básicamente son actuaciones encaminadas a mejorar la vida en los entornos públicos de estas personas, utilizando simbología y pictogramas que ellos identifican fácilmente y que les dan seguridad. Con ello, se favorecería su autonomía en la vida pública. De la misma manera, está prevista para la próxima semana una reunión para concretar nuevas acciones.
“Tenemos una total disposición para diseñar actuaciones que mejoren la vida de la personas con diversidad funcional, porque estamos convencidos de que la inclusión es el mejor camino para mejorar la vida de estas personas”, afirma Rodríguez.
El Ayuntamiento trabaja con niñ@s con autismo en varias terapias, concretamente, con terapias en agua y con talleres en el programa 1001 pasos.