Fue una velada para dejar de lado los conceptos predefinidos y dar paso a la apertura de la mente. Eso fue lo que propuso Chico Pérez Sexteto durante su concierto, en el Centro Cultural de La Carolina. Su primer trabajo, Gruserías, ofrece con la maestría del que se ha nutrido de la estela dejada por los más grandes, como Bebo Baldés, un recorrido por la fusión musical con el flamenco como hilo conductor.
Un público entregado disfrutó al comprobar cómo los compases y raíces flamencas se convierten en grandes aliados del blues, jazz o, incluso, la música clásica. Su fuerza, sentimiento, armonía y complicidad entre los músicos dejaron boquiabiertos a los asistentes, que rompían a aplaudir en mitad de una canción sin poder esperar a que llegase al final.

El joven pianista jiennense se metió en el bolsillo a los que se acercaron al Centro Cultural con una propuesta musical universal, en la que había guiños a diferentes referentes. El recital se enmarca en el II Festival de Piano de Jaén 61 Concurso Internacional de Piano.