Diecisiete voces femeninas, pero un solo clamor. Música, poesía y literatura en general se convirtieron ayer en uno solo para denunciar la violencia machista, reivindicar el feminismo y otras desigualdades de género. Con el nombre de “Grito de mujer. Grito por mí”, el salón de plenos del Ayuntamiento de La Carolina por una vez no fue ocupado por la Corporación municipal.

Los asientos fueron para mujeres y asociaciones que declamaron poesía, leyeron sus propios textos o interpretaron canciones. La iniciativa fue organizada por la Asociación Cultural Wadi Al-Kabir Anduxar, aunque se corresponde con una cadena internacional surgida en la República Dominicana de la mano de Jael Uribe, escritora, y que pretende encadenar eventos por diferentes países del mundo, durante el mes de marzo, para rendir homenaje a la mujer y denunciar los malos tratos.

Por este motivo, el acto celebrado en La Carolina se retransmitió en directo en 191 ciudades de 35 países del mundo, que son los que están participando en la iniciativa. Entre laas personas que prestaron su voz para reivindicar, denunciar y reconocer la fortaleza de la mujer se encontraban representantes de asociaciones pertenecientes al consejo local de la mujer (Parkinson, CGT, Mujeres Pro Igualad, Apoyo LGTB+, Red Madre), mujeres pertenecientes a otros colectivos como Acmica, poetas locales, mujeres anónimas, estudiantes, la Escuela Oficial de Idiomas Sierra Morena de La Carolina, miembros de la Asociación de Anduxar de La Carolina y de otras localidades.

“Ha sido una tarde emocionante en la que se ha puesto de manifiesto que la lucha feminista no entiende de idiomas, razas, religiones o de orientaciones sexuales. Además, ayer también se celebró el Día Mundial del Síndrome de Down y aquí tuvieron su representación. En el Ayuntamiento abordamos los asuntos de género de forma transversal, tratado de implicar a todas las concejalías, como en este caso, que Cultura e Igualdad”, afirma la concejala del Área, Carolina Rodríguez.
En concreto, las participantes leyeron textos propios y de escritoras profesionales. El hilo conductor fue la “diversidad del grito”. De esta forma se abordó desde el maltrato a la discriminación en el deporte, en el trabajo, en la familia y se realizó en varios idiomas. No todo fueron denuncias, sino que se puso en relieve la fuerza de la mujer, su papel en la sociedad y el imparable movimiento del 8m.