Una mañana marcada por la diversión. La “Feria del juego”, enmarcada en la campaña del juego y juguete no sexista no violento ha llenado de risas y propuestas el Pabellón Juan Martínez Muela. Pintacaras, globloflexia, el tradicional juego de las sillas fueron algunas de las propuestas.

Y es que el espacio se dividió en doce estaciones. En cada una de ellas, había un juego diferente. En todos, la tónica predominante era fomentar la participación y poner sobre la mesa actividades en las que no hubiera diferencias de género.

Los más pequeños se lo pasaron fenomenal y pudieron comprobar que lo más importante para pasarlo bien es tener ganas de divertirse.