Un intercambio de opiniones y experiencias entre los mayores de la residencia Los Olivares sirvió de punto de partida para reflexionar sobre la violencia machista y sus consecuencias.

El Centro Municipal de la Mujer organizó este encuentro en el marco de la programación del 25N. La respuesta fue más que positiva, ya que los participantes se mostraron muy activos durante la celebración del taller.

De la mano de las técnicas del Centro Municipal de la Mujer contaron cómo ha cambiado la vida y la mentalidad en todos estos años. Expusieron su forma de entender las relaciones de pareja y los roles que debían tener el hombre y la mujer. Del mismo modo, hablaron sobre la igualdad, la violencia de género y la educación.  El debate puso de manifiesto cómo entre los mayores hay diferentes opiniones, si bien es cierto que la mayoría reconocieron que no se debe someter a la mujer a ningún tipo de violencia. En cambio, sí que hubo división de opiniones sobre las tareas del hogar y otros asuntos.

“Siempre hemos dicho que la violencia machista es una lacra social. Por este motivo, creemos necesario trabajar con personas de todas las edades. Terminar con la violencia hacia las mujeres es responsabilidad de todos”, señala la concejal de Igualdad, Carolina Rodríguez.